Sweeth Tooth

Lorem Ipsum proin gravida nibh vel velit auctor aliquetenean sollicitudin, lorem qui bibendum auctor, nisi elit consequat gravi.
1-677-124-44227 info@your business.com 184 Main Collins Street West V. 8007

FOLLOW US ON INSTAGRAM

Lorem Ipsum proin gravida nibh vel velit auctor aliquetenean sollicitudin, lorem qui
Home  /  General   /  Conoce la historia de El Charro
conoce-la-historia-de-el-charro

Conoce la historia de El Charro

José Hernández Rodríguez en 1.976 dejó su trabajo y con sus ahorros compró un local en Sant Adrià del Besos y lo acondicionó para la venta de jamones. Después se fue a Salamanca para comprar jamones, allí se reencontró con Gilberto Hernández Rodríguez, su hermano y empezaron a trabajar juntos.

En los primeros ocho años empezaron a hacerse un hueco (y ganar fama) dentro del competitivo mundo del jamón. Como comerciales, los dos hermanos se encargaban de seleccionar personalmente los jamones y embutidos que luego se vendían en Barcelona y sus ciudades colindantes. También cambiaron su almacén a uno de dos plantas en la calle Clot de Barcelona.

Debido al crecimiento, en 1984 decidieron construir sus propios secaderos en Sotoserrano, Salamanca. Tenía cuatro plantas en las que elaboraban los jamones y paletillas de forma tradicional. Al principio era suficiente para cubrir la demanda del mercado, pero debido a la expansión que tuvieron entre 1984 y 1994, se les quedaron pequeños.

Consolidación de la empresa y expansión:

En ese espacio de tiempo, doblaron el número de empleados. Seguían creciendo tan rápido que en el año de las olimpiadas en Barcelona, decidieron aumentar el espacio de producción un 200%. Las oficinas y el almacén también se les quedaron pequeños. Así que los trasladaron a la calle Mallorca, donde contaban con más del doble de espacio.

En el año 2000 y a consecuencia de las exigencias del mercado, las empresas necesitan estar más preparadas. Por lo que deciden construir una fábrica de embutidos para controlar el proceso de curación del jamón desde su origen. Esto incluye la crianza de los animales, cerrando el círculo de producción. Lo que les permite controlar la calidad del producto des del inicio a su fin.

El Charro, ya cuenta con una reputación excelente de embutidos y jamones (ibéricos y serranos). El inicio del siglo XXI sirvió para dejar paso a la nueva generación Hernández. Encargada de liderar la empresa y expandirla a nivel internacional. Teniendo en cuenta lo aprendido y las bases históricas de la empresa.

Post a Comment